miércoles, mayo 24, 2006

DO YOU REMEMBER 1984?

DO YOU REMEMBER 1984?


En esta sociedad que se construye cada día a sí misma sobre las arenas movedizas de lo aparente, el miedo y el espectáculo no pueden dejar de ser dos de los principales cimientos sobre los que se sustenta ese edificio en ruinas. La combinación de ambos factores crea extrañas ilusiones de acción y reacción. Desmantelar esas ilusiones debe ser una de las principales tareas a llevar a cabo por cualquier pensamiento que se tenga por crítico. Empecemos apedreando las ventanas del edificio para después poder volarlo hasta los cimientos.

Cada cierto tiempo los mass media nos despiertan con alguna noticia alarmante acerca de nuevas medidas de “seguridad” que se entrometen en la vida privada de las personas, como las nuevas cámaras de vigilancia en el metro, que serán capaces de cotejar las imágenes que reciban de los pasajeros con las bases de datos de los “fichados” por la policía. Cunde el pánico entre las cabezas pensantes de la izquierda. ¡De aquí a que nos instalen un chip bajo la piel para poder controlarnos mejor hay sólo un paso! ¡Es el colmo! Habrá quien se deje engañar por esa (aparente) defensa de la libertad, pero examinando las actitudes concretas ante realidades concretas de muchos de esos voceros no cabe sino la indignación ante la contradicción manifiesta entre el dicho y el hecho. La denuncia del hecho espectacular esconde a menudo la cotidiana complicidad con el sistema.

Lo que se oculta tras la capa más superficial de la realidad es mucho más preocupante que el hecho ―horrible en todo caso― de que no podamos dar un paseo por la ciudad sin que nos estén grabando, controlando, almacenando nuestros datos y utilizándonos para vaya usted a saber qué. Recordemos 1984, ese mundo totalitario descrito por Orwell en el que nada escapa al ojo del Gran Hermano. Lo monstruoso de la distopía de Orwell no son tanto las pantallas que hay en cada casa para controlar a todos los habitantes de esa gris sociedad, sino la inevitable complicidad de las personas en la atroz opresión que sufren, sin esa colaboración, el sistema caería como un castillo de naipes a pesar de las cámaras y la policía. Lo que de verdad sobrecoge en esta novela son los niños que denuncian a sus padres, son los falsos revolucionarios que dirigen la resistencia desde los despachos del poder, son los trabajadores chillando a la pantalla durante los dos minutos de odio, es, finalmente, el doblepensar, esa forma de aniquilación del pensamiento que obliga a pensar la realidad según los mecanismos de funcionamiento de un sistema que dicta qué es verdad y qué aparenta ser verdad a cada instante, el doblepensar como la herramienta más perfecta del sistema consiste en “inducir conscientemente a la inconsciencia, y luego hacerse inconsciente para no reconocer que se había realizado un acto de autosugestión.”

Los mismos que claman contra las cámaras de seguridad, la versión espectacular del nuevo totalitarismo, aplauden encantados el resto de mecanismos de control y represión, mucho más sutiles y muchísimo más eficaces para asegurar la continuidad de la dominación. El gran triunfo del sistema democrático-espectacular ha sido convertir a cada persona en un colaborador leal del poder, en un ciudadano ejemplar, en un perfecto ejemplo no sólo del doblepensar, sino también del dobleactuar. La denuncia de la pérdida de libertades enmascara a menudo la más ruin complicidad con el poder. El ideal democrático es implantado de forma tan sutil que se introduce inconscientemente en nuestro interior, obligándonos a reaccionar como quieren que reaccionemos, como cómplices de la represión propia y ajena. Se crean así perfectos colaboradores del sistema, ciudadanos-policías prestos a dar la voz de alarma ante cualquier actitud sospechosa que delate a un presunto terrorista, ágiles para sacar el móvil y hacer una foto con la que identificar a los vándalos que rompen el escaparate de una gran superficie, manifestantes responsables que denuncian a los violentos, los identifican y los aíslan para que la policía antidisturbios pueda llevar cabo su labor represiva. Es el ciudadano-policía, el ciudadano-masoquista que se reprime en primer lugar a sí mismo, no dejándose “contaminar” por cualquier impulso ajeno a lo normativo dentro de la crítica permitida y permisible y, fruto de esa sumisión inconsciente, colabora eficazmente con sus amos para asegurar que su mundo de felicidad enlatada no se derrumbe, pues no desea en absoluto acabar con este sistema, sino ser tan sólo el toque de “folklore alternativo”, el elemento que asegure la “pluralidad del sistema”. Así, el perfecto ciudadano puede criticar al sistema, a la vez que es el colaborador necesario del poder, asegurando con ello la continuidad de un sistema que necesita de la colaboración de todos, incluidos sus críticos para incrementar su dominio. Desenmascarar a los falsos críticos, destruir las ilusiones y devolver a primera línea de fuego al pensamiento crítico. Éstas son las tareas que merecen la pena, éstas son las que no tolera el Espéctaculo.


6 Comments:

Anonymous DDS said...

Es bueno,lo mejor que he leido en las ultimas semanas.

Guy Debord estaria orguso.

< Tu sabes muy bien, gran cerdo, que lo único grave en este asunto es tu tremenda desconsideración y tu histérico comportamiento de intelectualillo de tres al cuarto. Te agarras a un clavo ardiendo para justificar lo injustificable. No contestas razonablemente al argumento sincero y fundamental de mi carta. Así que no te molestes en contestar de nuevo coceando, como un asno que en sus tiempos tuvo orejas, pues tu carta irá sin abrir al retrete, que es el sitio que le corresponde.

¡Publica también esta carta y tus florituras, me parece muy bien que la gente conozca lo que das de sí!

Muérete, cociéndote en tu propia salsa de elucubraciones pseudointelectuales.

Carta de la Editorial Castellote a Guy Debord y Gerard Lebovici por Jesús Castellote
Madrid, 20 de enero de 1978 >

Espero y deseo que te alagen con semejantes cartas aunque ya veo que no te faltal insulsas criticas...

Solo un comentario es acerca de la palabra distocia en la frase "Lo monstruoso de la distocia de Orwell no son tanto las pantallas..." Distocia=Parto laborioso o difícil. Casi con todo seguridad es una errata supongo que lo correcto es distopia.

Perdona por este ultimo comentario cuando posea mas tiempo prometo escribir algo de mas ondo calado sobre Do you rememeber 1984?...

Hay tanto que leer y aun mas que escribir.

Hay épocas donde sólo se debe prodigar el desprecio con economía, debido al gran número de necesitados.François René de Chateaubriand

7:40 p. m.  
Blogger Andrés Devesa said...

Muchas gracias por tu comentario.

Ese intercambio de cartas entre Debord y Castellote es magnífico, me quedo con la frase de Castellote: "Muérete, cociéndote en tu propia salsa de elucubraciones pseudointelectuales." Jejeje, aunque Debord cuando quería tenía una lengua más afilada que su pluma, lo que le valía muchas broncas como ésta. No creo que haya habido un pensador -al menos desde Breton- con tantos enemigos mientras estaba vivo y tantos amigos una vez muerto.
Desgraciadamente, los insultos que yo recibo no están a la altura de los que recibía Debord, aunque bien es cierto que yo tampoco llego a su altura intelectual, cada cual tiene los detractores que se merece, supongo.
¿Distocia? Ups, evidentemente es una errata y eso que pase el corrector del word, en fin, solucionada queda.

Gracias y un saludo.

9:31 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Eres un mierda que no se atreve a poner algunos de tus comentarios en Esimbioticas, otro capullo que se doblega ante las normas, un fraude, un mierda.

Con tu puta madre

3:01 p. m.  
Blogger Andrés Devesa said...

¿Puedo saber de qué hablas, energúmeno? ¿Fraude, doblegarse ante las normas? Si entras aquí a insultar, por lo menos sé concreto y si me acusas de algo di de que se trata, arguméntalo y da pruebas, cretino. Porque después de leer tu comentario (te habrás herniado alguna neurona escribiendo algo tan profundo) no sé a que ostias te refieres, despojo humano.
Por cierto, me estoy empezando a cansar de las alusiones a mi madre, ¿no tenéis otro recurso más que insultarla a ella? ¿Tan aborregados estáis que no sois capaces siquiera de pensar en algún insulto original? ¡Qué pena! Si queréis algún día puedo elaborar una lista de insultos para que podáis escoger los que os plazca y proponer infinitas variables sin quemar demasiado vuestras gastadas neuronas.

3:12 p. m.  
Anonymous vdo said...

he colgado una foto curiosa:
www.bigbro.pe.kz

8:32 p. m.  
Blogger Maynard said...

Vaya! excelente comentario.. la verdad eso del "ciudadano-policia" llega a dar miedo.. al igual q en la novela de Orwell (q me encnato)
las cosas se estan poniendo feas.. no conozco la realidad española.. pero lo q es aqui donde vivo (Chile) cada vez son mas y mas las camaras de vigilancia q aseguran "nuestra libertad" q se suman a las calles.
Lo peor es q la gente se la traga como beneficio, incluso ya se estan empezando a hacer demandas contra ciertos avisos comerciales q obstruyen a las camaras de vigilancia.. vieras como se ofende la ciudadnia!! ..en fin, camaras y carteles publicitarios.. por mi q sacaran ambos de las calles.
Buen blog, te felicito.
Saludos!

3:19 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home